BURÓ DE CRÉDITO ¿AMIGOS O ENEMIGOS?

Los buró de crédito son entidades comerciales que registran, guardan y procesan las informaciones crediticas, tanto de personas físicas como empresas

BURÓ DE CRÉDITO

Uno de los temores que circundan con mayor frecuencia ante una mala gestión financiera es las repercusiones que implican obtener una baja o mala calificación crediticia. Cuando la puntuación no es buena, entonces tiene una serie de consecuencias respecto del sistema financiero y de servicios en las cuales la persona es marcada y limitada a acceder a ellos, pasando de ser un(a) cliente(a) potencial a un riesgo. A las entidades que registran, guardan y procesan las informaciones son las sociedades de información crediticia que comúnmente se les conoce como Buró de crédito.

¿Qué es un buró de crédito y cómo funciona?

Un buró de crédito es una empresa que recopila y procesa la información de las transacciones comerciales y financieras de una persona o empresa hace. Estos datos entran en un sistema de algoritmos y cálculos que miden, en una puntuación de 150 a 950 el nivel de riesgo que representa esa persona o empresa a la hora de hacer frente a sus compromisos financieros y de servicios tales como telecomunicaciones, sistema de cable por televisión, alquiler de vehículos, energía eléctrica, etc.


La empresas que están afiliadas a los buró de crédito, actualizan dichas informaciones a través de reportes o notificaciones que de forma mensual remiten a las sociedades de información crediticia y la comparten entre aquellos(as) miembros(as) interesados(as) en saber el comportamiento y nivel de riesgo de una persona o empresa.

En ese sentido, ha habido cierta controversia respecto de cómo estas empresas comparte información privada y cómo existe poco control sobre ella. Sin embargo, más allá de cómo se debería manejar esta información, la realidad es que el buró de crédito tiene esos datos y toda aquella persona o empresa que paga por este servicio tiene acceso a ella.

¿El buró de crédito es un amigo o un enemigo?

 

BURÓ DE CRÉDITO ¿AMIGOS O ENEMIGOS?Eso va a depender de la perspectiva desde donde se vea, porque para quienes quieren identificar el nivel de riesgo de una persona o empresa esta es una herramienta valiosa que le provee del comportamiento de consumo y el nivel de riesgo que implica hacer comercio con esa persona o empresa. De igual manera quien tiene una buena gestión financiera este tipo de información le permite tener credibilidad a la hora de solicitar créditos, tanto financieros como comerciales.Mientas que cuando se ha tenido un mal manejo financiero, que ha sido registrado en el buró de crédito, dicha información le es perjudicial a razón de que no tiene un acceso similar al sistema financiero y comercial.

Por lo que en la medida en que se tengan una buena gestión el buró de crédito es un amigo opuesto a la mala gestión en donde el buró de crédito se torna en un enemigo. Pero más que un enemigo en una consecuencia del desempeño financiero.

A todo esto, el buró de crédito es una información fría que no mide qué pasó para que una persona o empresa cayera en una baja o mala calificación de riesgo. Sin contar con los errores en que se puedan incurrir a razón de informaciones confusas enviadas por las empresas suscritas en estas entidades que puedan causar mucho daño a quien de forma inocente es catalogado(a) como de alto riesgo.

¿Qué hacer?

En ese sentido, vamos a proveer de algunas recomendaciones para tener un buen manejo y que el buró de crédito le sirva como un aliado y no como un enemigo:

  1. Revise periódicamente su calificación crediticia e identifique si existen algún tipo de discrepancia en la información registrada.
  2. Evite hacer pagos tardíos de servicios y compromisos financieros.
  3. Planifique sus ejecutorias de consumo de manera que no se incurran en gastos que excedan sus posibilidades
  4. Evite asumir diferentes compromisos financieros simultáneamente. Este tipo de acciones disgrega y descoordina el flujo de efectivo.
  5. Conserve toda la documentación de los compromisos financieros (contratos, recibos, etc.) y si es posible solicite cartas de saldo en donde se especifique que la obligación ha sido saldada y que no quedan balances pendientes.
  6. Si por alguna razón no puede saldar sus cuentas comuníquese con quienes tiene compromisos crediticios explicándoles su situación de manera que lleguen a un acuerdo que solvente el monto adeudado.


El buró de crédito es una realidad en la sociedad;independientemente de que se esté a favor o en contra del mismo, y en él se registra toda la información comercial crediticia de la persona o empresa por lo tanto es necesario mantener, dentro de las posibilidades, una buena gestión con el fin de que esta herramienta se torne en un amigo y no en un enemigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*