CONSUMO INTELIGENTE

El consumo inteligente es la forma racional de gestionar los recursos partiendo de la priorización. Y teniendo como base, la disciplina y el autocontrol

Consumo Inteligente

La problemática financiera parte de un desbalance entre entradas y salidas. La persona está teniendo un egreso mayor al ingreso. Ahora, tomar la premisa inicial implica admitir que la raíz del problema se localiza en la toma de decisiones; al carecer de una dirección de vida correcta. Por lo que es determinante asumir una postura racional ante la manera en que se gasta; es decir, se debe hacer consumo inteligente.


Esto consiste en crear estrategias vinculadas a la forma en que la persona eroga su dinero. Enfocado en priorizar los gastos sobre la base de la planificación financiera; en función de un perfil determinado.

¿Cómo lograr tener un consumo inteligente?

Para lograr esto, en primer lugar, se debe conocer la manera en que expende su dinero. Hacer un histórico y clasificar sus consumos en: Transporte, educación, luz, teléfono, etc. para entender la forma en que el ingreso se distribuye entre en los egresos y así  determinar en qué partidas hay que hacer los ajustes apropiados. consumo inteligenteEn segundo lugar se debe hacer un listado que priorice estos gastos y los clasifique en necesidades básicas, medias y altas. Cuando se logre esto la persona tendrá una panorámica de los egresos que permanecen y aquellos que pasan a un tercer, cuarto o quinto plano. Para luego elaborar estrategias que permitan solventar esos egresos.

En palabras simples, consumo inteligente es tener bien claro el cuándo y cómo se van a dar las erogaciones de dinero. Definiendo los momentos de compras y las fuente de solvencia; de manera que se conviertan en gastos planificados sobre la base de necesidades reales, añadiendo valor a aquello que se está adquiriendo, y tener un mayor control sobre sus finanzas. consumo inteligentePor último se debe tener disciplina y autocontrol. Para esto es necesario definir sistemas de alarmas de consumo. Que no son más que herramientas que ayudan a prestar atención a sus gastos. Una de estas puede ser establecer límites de compras; registrar todos los consumos y pasar balance de manera que se tenga la noción actualizada de cada gasto, determinar si se ha excedido, el por qué de esto y la manera de enmendar dicho exceso.


Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*