¿DE EMPLEADO A EMPRESARIO?

La decisión de pasar de empleado a empresario se sujeta a la visión de vida que se tenga. Tanto una como la otro ofrece beneficios que deben ser analizados.

De empleado a empresario

La vida presenta momentos definitivos. Entre ellos, la disyuntiva de continuar como empleado(a) o tomar el camino del emprendimiento, en otras palabras pasar de empleado a empresario. Es importante reconocer que este tipo de decisión no es algo sencillo para algunas personas, ya que tener un contrato laboral brinda cierta estabilidad y consistencia de percibir un ingreso de manera consuetudinaria. Mientras que el emprendedurismo ofrece retos y oportunidades de crecimiento y beneficios distintos a los que se reciben de salario en salario.


De manera que ante ésta bifurcación, la persona debe elegir, ser empleado(a) o bien iniciar un proyecto de negocio.

Análisis de empleado a empresario

Desde la perspectiva financiera ambas alternativas son rentables. Cada una de ellas puede ofrecer una relación costo-beneficio a favor. Sin embargo, a través del emprendimiento existe una más alta posibilidad de incrementar exponencialmente dichos beneficios; ya que el empleo, aunque se estila ofrecer aumentos salariales anuales, no todas las compañías lo practican, y cuando lo hacen el incremento porcentual común no excede el 10%

De manera que emprender una idea de negocio es una opción de crecimiento con una mayor potencialidad de generar dinero que una carrera profesional en una empresa. Sin embargo, es relevante hacer hincapié en que todo proyecto empresarial implica un costo, numérico y emocional, que el asalariado no carga. El peso de la responsabilidad de llevar las riendas de un negocio es alto, y requiere de un nivel de compromiso y disciplina que no se ve en las personas de 8 a 5 (horario laboral).

 empleado a empresarioEn ese sentido, toda persona que se interese en llevar a cabo un proyecto debe analizar si vale la pena hacerlo o no. Tomando en consideración tres variables importantes: La inversión inicial, el costo operativo y la generación de riqueza. En otras palabras,  analizar si se cuenta con los recursos para iniciar, si existe la manera de hacerlo operativamente viable, y si al final presenta utilidades satisfactorias. De forma resumida si es factible y rentable el proyecto. Haciendo una comparativa de qué implica, de manera cuántica, en la actualidad generar un dólar en relación al emprendimiento que quiera iniciar.


Este análisis arrojará dos resultados, los cuales servirán como punto de referencia para tomar una decisión en relación a este tema; y en función de estos, accionar.

Toda elección vinculada al dinero, en este caso pasar de empleado a empresario, involucra riesgos que, en la medida de la posibilidad, deben ser calculados y ponderamos fríamente. A todo esto, existe un principio generalmente aceptado que reza de la siguiente manera: “Sin riesgos no hay beneficios, y sin beneficios no hay negocio” por lo tanto, antes de escoger un sendero (emplearse o emprender) identifique los riesgos asociados a estos y si está en capacidad de asumirlos, entonces, dé el primer paso.

6 comentarios en ¿DE EMPLEADO A EMPRESARIO?

  1. Gracias por tu comentario. Estamos para servir

  2. Gracias por tus palabras. Nuestro interés es incentivar una cultura financiera saludable.

  3. Victor González // 5 diciembre, 2014 en 3:13 pm // Responder

    Concreto y preciso, muchas gracia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*