ENTENDIENDO LAS TARJETAS DE CRÉDITO (PARTE I)

Tarjeta de créditoEl objetivo de esta serie es explicar el funcionamiento de las tarjetas de crédito, los elementos que la compone y algunas estrategias para su uso más adecuado.

De acuerdo con el reglamento emitido por la Junta Monetaria el 7 de febrero del 2013, la tarjeta de crédito es: El instrumento electrónico que representa una relación contractual entre la entidad emisora de tarjetas de crédito y el tarjetahabiente titular, en virtud del otorgamiento, por parte del primero, de un crédito revolvente a corto plazo a favor del segundo, pagadero mensualmente, el cual puede ser utilizado para la compra de bienes, servicios u obtención de avance de efectivo.
En ese sentido, existen dos elementos relevantes en esta definición, el primero es la acción contractual, que implica obligaciones, tanto de la entidad emisora como del titular de la tarjeta. Por lo que cuando se obtiene este instrumento se asume un compromiso legal vinculante, con la misma categoría que cualquier otro tipo de préstamo.  
 
El segundo elemento de relevancia en esta definición del reglamento es el tiempo sobre el cual se rige el crédito otorgado y el saldo de este. Es a corto plazo y debe ser saldado mensualmente, por lo tanto, se debe tener pendiente dos fechas importantes, la primera es la fecha de corte y la fecha límite de pago. 


 
La fecha de corte representa el grupo de transacciones reportadas por los lugares de consumo dentro de un ciclo determinado (normalmente 30 días). Mientras que la fecha límite de pago es el último día en el cual se pueden saldar dichas transacciones sin caer en penalidades financieras. Este periodo comprende un tiempo promedio de 20 a 25 días. 
 
Por lo que a la hora de asumir esta obligación debemos siempre tener pendiente las implicaciones legales que se contraen al aceptar dicho instrumentos, en otras palabras, cada vez que se utiliza la tarjeta, se incurre en deuda; se accede a un préstamo; que debe ser saldado, idealmente, en el corto plazo. Y este es definido por dos fechas de relevancia inmediata, fecha de corte y fecha límite de pago, que determinan el manejo correcto y efectivo del instrumento crediticio. Evitando incurrir en penalidades financieras. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*