ME VOY A CASAR ¿CÓMO ME PLANIFICO?

Quien se va a casar debe interiorizar el reto que implica. Por lo tanto, es necesariounificar criterios para la gestión efectiva del dinero de la pareja.

casar

¡Me voy casar! Es una de las frases que trae más satisfacción a las personas que tienen la intención de contraer nupcias.

El proceso, socialmente aceptado, es que luego de cierta edad y de haber tenido una relación de noviazgo, el siguiente paso sea el casamiento. Esta realidad social ha hecho que varias parejas se embarquen este proyecto matrimonial sin haber tenido una buena planificación; teniendo como resultado una serie de secuelas financieras negativas.

En ese sentido, nos interesa abordar el tema de la planificación financiera prematrimonial con miras a la formalización. De manera que se tengan más elementos de juicio a la hora de tomar decisiones que puedan afectar la administración efectiva de los recursos económicos.

Me voy a casar ¿Cómo me planifico?

Lo primero que hay que hacer notar es que casarse, en términos llanos, es un paso de dos que quieren ser uno para toda la vida. Por lo tanto, es necesario que el novio y la novia asuman una postura de unidad de criterio en cuanto al manejo del dinero. Diferenciando qué es una prioridad, que es una necesidad y qué es un deseo. Poniendo a cada uno de estos en su justa medida. De manera que puedan ser satisfechos en el orden correspondiente.

casar

Al crear estos parámetros la pareja que se va a casar logra definir un norte a la hora de tomar decisiones. Tomando en cuenta que el matrimonio no se resume a dos o tres horas de una fiesta de bodas; sino, a una vida juntos. Y que, más allá de crear ambientes socialmente complacientes para terceros(as), se hace necesario hacer hincapié en los aspectos fundacionales de la gestión financiera familiar.

En ese sentido, queremos sugerir algunas pautas básicas que sirvan como punto de referencia, para el proceso de toma de decisiones financieras, para quienes se van a casar:

Pautas básicas de planificación financiera

  • Definan sus objetivos como pareja: El objetivo marca el destino de cualquier emprendimiento. La ausencia de ellos crea futuros inciertos y la abundancia de improvisaciones. Definirlos es el primer paso en la creación de criterios unificados y que lograrán dar pie al resto de las pautas.casar
  • Elabore un presupuesto: La espina dorsal de la gestión financiera exitosa es el presupuesto. Sin éste no existen parámetros que midan la manera en que se han administrado los recursos económicos. Por lo tanto su creación y gestión son de vital importancia; y merecen la mayor atención posible. Para elaborarlo solo hay que partir de tres premisas básicas:
    • Ingresos
    • Egresos
    • Ahorros

Partiendo de los ingresos de ambos, los egresos relacionados a la sostenibilidad del hogar, y por último, los ahorros que representen la fuente de donde se van a solventar las metas a corto, mediano y largo plazo de la pareja.

casar

  • Establezcan responsabilidades: Esta parte es, en cierta medida, delicada. A razón de que una cosa es definir responsabilidades y la otra imponer obligaciones. Cuando hablamos de establecer responsabilidades nos referimos a definir estrategias que generen valor. No a que una de las partes designe obligaciones a la otra y se desentienda de la misma.

Estas estrategias se resumen en cómo se pueden hacer mejor las cosas y quién de los dos tiene la capacidad de llevarlas a cabo. Hacerlo de esta manera asegura el compromiso y distribuye la carga financiera.

  • Ahorren con propósito: La ausencia de propósito en el ahorro es financiar la pobreza. Esto porque si no se tiene claro en qué y para qué se está ahorrando, se desconoce la meta, por lo tanto, no hay sentido. Es por esta razón que cada pareja que se va a casar debe definir el propósito del dinero que se está guardando, en otras palabras para qué se está ahorrando y cuáles son las condiciones que deben presentarse para usarlo.

Quien se va a casar debe interiorizar que emprender una vida juntos es todo un reto. Y la unificación de criterios que definan cómo se van a encausar los recursos económicos es parte del paquete, que puede representar, quizás, un desafío mayor. Sin embargo es una tarea posible y lograble. En donde, tanto el novio como la novia, se esfuerzan por el bienestar de la nueva unión que se está formando, de manera que se pueda tener éxito en la gestión financiera como individuos, pareja y, más adelante, familiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*