PLANIFICANDO EL NUEVO AÑO

Cuando se está planificando el nuevo año hay que tomar en consideración el elemento histórico para que sirva como base a los objetivos del nuevo año.

Planificando

Planificando el nuevo año es una de las freaces que suelen utilizarse al final del año. Es normal que las personas en la antesala de un nuevo año formulen resoluciones, planes y deseos a desarrollar; siendo permeadas directa o indirectamente, por el factor financiero. Es por esto que es necesario establecer criterios que coadyuven a la realización satisfactoria de este nuevo ciclo que se inicia.

Planificando el nuevo año

En ese sentido, es saludable tomar papel, lápiz y un tiempo para reflexionar en el manejo financiero que se tuvo en el año que está a punto de culminar para que, en función del desempeño,  se titule el año que inicia. Con el motivo de  dar un sentido de dirección para la ejecución del dinero.

El siguiente paso es establecer el objetivo general; y para esto se toma como referencia el tema del año. Es importante tener en cuenta que este debe reflejar la visión global del destino al que se quiere llegar. Tomando en cuenta que hay planes a corto, mediano y largo plazo, por lo tanto, un año puede que no sea suficiente, sin embargo, es prudente tener un norte a seguir y que este sea inscrito en la resoluta para el año que inicia.

En la tercera fase se subdivide el objetivo general en específicos por períodos de tiempo. Es decir, mensual, bimensual, trimestral o semestral, etc.; con el fin de hacer más fácil la consecución de la meta para este año. Al mismo tiempo, cada uno de estos objetivos específicos se torna en indicadores de medición y desempeño que servirán como evaluadores del manejo financiero durante el año.  Planificando

Por último están los ajustes. Es importante tener un monitoreo de cada movimiento que se haga y, sobre la base de los indicadores, acoplarlos al objetivo general que se ha planteado.

La planificación es un proceso de visualización de situaciones posibles y las estrategias que se van a utilizar para llevar a éxito cada una de ellas. Esto no significa que debe darse exactamente como se plantea, sin embargo, al tener un mapa de ruta financiera, es más probable llevar a un buen fin que aquellos que no lo hacen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*