MEDIDAS EXTREMAS PARA SITUACIONES FUERA DE CONTROL

Ante una situación fuera de control es necesario tomar medidas extremas. Enfocandose en las soluciones reduciendo en su mínima expresión el margen de error.

fuera de control

Ante una situación fuera de control es necesario tomar medidas extremas. En donde hay que enfocarse en encontrar soluciones pertinentes y asertivas, reduciendo en su mínima expresión el margen de error. En el caso de las finanzas, lo más común es cuando coinciden varios compromisos financieros al mismo tiempo y no hay con qué solventarlos.


Medidas para situaciones fuera de control

Para esto lo primero que hay que hacer es no perder la calma. Por definición todo problema tiene una o varias soluciones, porque de lo contrario, no fuera un problema, sino otra cosa. Por lo tanto, antes de esgrimir una estrategia que logre subsanar una situación es mejor presentar un estado de tranquilidad de manera que se pueda ver con mayor objetividad la magnitud de la situación para un abordaje efectivo.Fuera de control

En segundo lugar es necesario hacer una evaluación general  en donde se pueda tener una panorámica clara de la situación. En ella se van a listar cada uno de los compromisos para luego escalonarnos por nivel de importancia y urgencia. Aunque parezca que todos son importantes y urgentes, no todos tienen el mismo nivel. La razón de ser de este paso es partir del principio de que usted quiere saldar y con quien usted asumió el compromiso quiere que la cuenta sea saldada. Por lo tanto el punto de convergencia  es el saldo del compromiso, ergo, existe un espacio de negociación.

Sobre la base de la premisa de negociación, entonces, se elabora una estrategia. Es decir, en función de su disponibilidad de recursos, se deben tomar medidas para lograr solventar cada uno de los compromisos que se han asumido y que le están creando una situación incómoda.


Es importante resaltar que la palabra recursos no sólo se refiere a la disponibilidad de dinero efectivo que se pueda tener en el momento, sino a las fuentes existentes con potencialidad de hacerlas líquidas, como bienes, servicios, títulos valor, etc.. Ya que el objetivo que prima y el punto de negociación es saldar el compromiso, ante la realidad de la incapacidad para solventarlos.

Hay que recordar que existe una situación que está fuera de control y es necesario tomar medidas extremas con el fin de resolverlas, por lo que es determinante enfocarse en la solución, aún ella implique desprenderse de cosas que se asuman como de cierto valor o importancia personal.

Fuera de control

En tercer lugar, busque la manera de sentarse en la mesa de las negociaciones con quienes asumió el compromiso. Recuerde el principio inicial, que a quien se le debe quieren que le paguen y quien debe quiere pagar; y hablando la gente se entiende. Explíquele su situación y expóngale el plan que tiene para saldar. Este tipo de momentos puede ser álgido y muy incómodo a razón de los intereses que median en la situación, pero no puede perder de vista el objetivo que tiene, ni tampoco la premisa del saldo del compromiso. Mantenga una actitud de sumisión pero firme, sin elevar la voz pero hablando claro, entendible y seguro(a) de sí.


Por último, ejecute su estrategia. Enfocado(a) a solucionar la situación fuera de control que está pasando. No es una tarea sencilla pero es posible. En este caso es necesario mantener una actitud positiva de manera que las ideas puedan fluir de manera natural. Tome en consideración que usted no es la primera persona que pasa por esto y de seguro tampoco será la última. Es muy probable que existan casos muy similares al suyo o peores, que han salido airosos de tales situaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Show Buttons
Hide Buttons