TIEMPO DE INVERTIR

Invertir como un camino de incrementar las arcas es una buena decisión. Siempre y cuando se tomen en cuenta las implicaciones relacionadas a la inversión.

INVERTIR

La estabilidad financiera representa la etapa en donde se logran cubrir todas las necesidades y crear excedentes. Este, se pudiera decir, es el objetivo común para quienes tienen la capacidad de generar flujos de efectivo. Cuando esto sucede se inicia un proceso de acumulación a través del ahorro que sirve como solvente a la utilización de bienes o servicios. Sin embargo, llega un punto en donde el ritmo del ahorro no coincide con las aspiraciones; cuando esto sucede, es tiempo de invertir.


Tomar el camino de incrementar las arcas a través de la financiación es una buena decisión. Ya que se pasa a una etapa capitalizador(a), y no necesariamente que ello implique la creación y dirección de una empresa, sino que se está buscando que el dinero genere riqueza.

Opciones disponibles dentro del tiempo de invertir

En ese sentido, en el mercado existen dos opciones básicas: formales e informales. Dentro de las primeras hay una subdivisión: Empresariales y mercado de valores y financiero.Invertir

En el caso de las inversiones informales tienen que ver con aquellas transacciones vinculadas a intercambios comerciales no documentados con los rigores de la ley. Es más que todo un acuerdo “doméstico” entre dos o más partes. Mientras que hablar de inversiones formales es hacer referencia a capitalizar por medio de deudas de manera directa o de terceros a través del mercado bursátil.

Para hacerlo directamente, normalmente, existe algún tipo de vínculo con quienes poseen la empresa en donde se acuerdan los términos y se da la transacción.


 Sin embargo, cuando se habla de las inversiones en el mercado financiero se hace alusión a aquellas relativas a instituciones, principalmente bancarias, que toman el dinero de las personas y le ofrecen una renta fija por un período determinado, que puede ser renovado en el tiempo. En esencia, es la apertura de certificados financieros o depósitos a plazo fijo. Los cuales puede recapitalizarse (el beneficio se incorpora al capital inicial y sobre el nuevo monto se aplica la tasa de interés) o bien se puede derivar la ganancia a una cuenta en específico.

En el caso del mercado de valores se financian proyectos que, en resumidas cuentas, son de desarrollo o para cubrir deudas. Para entrar se hace necesario la intermediación de un corredor o agente de bolsa el cual tramitará las acciones relativas a la dinámica bursátil.

Para cada uno de los casos quien tiene la intención de abrirse campo en el mundo de las inversiones, debe tomar en cuenta tres factores importantes: El beneficio, el riesgo y el tiempo. Las ejecutorias relativas a la inversión están sujetas a ellos; de manera que se ajusten tanto a las necesidades individuales como a los niveles de tolerancia ante posibles resultados adversos.

La decisión de invertir implica madurez y capacidad para enfocarse en aquello que es medible. En otras palabras hacer elecciones objetivas y fundamentadas en el análisis pormenorizado de lo que implica y de qué se trata el proyecto el cual se piensa capitalizar. Teniendo en cuenta que lo que se busca es que el dinero genere riqueza.


ENTRADAS RELACIONADAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*