TRES ERRORES COMUNES CON LA TARJETA DE CRÉDITO

Manejar una tarjeta de crédito es una gran responsabilidad. Si te manejes con ellas con prudencia y sabiduría estarás extrayendo beneficios.

Tarjeta de Crédito

Tarjeta de Crédito Autor(a): Designed by Freepik Bajo licencia CC con modificaciones

Las tarjetas de crédito están a la orden del día. Es probable que recientemente, o en algún otro momento del pasado, hayas recibido varias llamadas de instituciones financieras ofreciéndote “la oportunidad” de tener una tarjeta de crédito.

A estas invitaciones, si dijiste que sí, toman tus datos y, luego de hacer una depuración, te envían el plástico a cualquier lugar donde estés.

Sin embargo, uno de los elementos que con menor eficiencia se maneja, y que trae un mayor nivel de problemas a la gestión financiera personal son las tarjetas de crédito.

Esto por dos razones básicas:

  • Mal manejo de parte de quien la tiene
  • Consecuencias muy costosas.

En otras palabras, cuando la persona no las usa de manera adecuada, el costo de ese dinero es alto. Y esto tiene como consecuencia que parte importante de los problemas financieros tengan algún tipo de relación con el dinero plástico. Y esto se debe, en esencia, a tres errores básicos que comete la mayoría de las personas.


Es por esta razón que quiero hablarte sobre estos tres errores, para que los evites, en caso de que aún no tengas una y estés a punto de acceder a ellas, o si ya la tienes que los enmiendes.

Las tarjetas de crédito ¿Amigas o enemigas?

Autor(a): Designed by FreepikBajo licencia CC con modificaciones

Las tarjetas de crédito se han convertido en el principal producto dentro del sistema financiero de una nación. Son pocas las personas que no tienen una. De hecho, uno de los nichos de mercado en los que las instituciones financieras han fijado su mirada es en jóvenes que se inician en la vida laboral y que aún no tienen su “primer plástico”

De hecho, en España a enero del 2016 se registraban 69.35 millones de tarjetas en circulación, y 64% de ellas eran de crédito.[1] Mientras que en la República Dominicana para el 2013 habían alrededor de 2.5 Millones de tarjetas de crédito.

Y tomando en consideración el censo hecho en 2010 que revela una población total de 9,445,281 con un total de 6,042,471 personas mayores de 18[2] (elegibles para tener tarjeta de crédito) estamos diciendo que el 41% de la población adulta, en términos prácticos, está endeudada, con el instrumento financiero de mayor costo en el mercado formal.

A todo esto, existen dos polos respecto de las tarjetas de crédito. Algunos que están completamente en contra de ellas y otros a favor. La pregunta que surge es ¿Son amigas o enemigas?

Y la repuesta a esta pregunta es: Seguro no son tus “amigas” pero tampoco tus “enemigas” porque al final del día son instrumento. Que dependiendo del uso, serán de beneficio o perjuicio para tu gestión financiera.

Es igual que un cuchillo, si no lo sabes usar te puedes cortar, sin embargo, si lo manejas adecuadamente te sirve como una fuente de asistencia para alimentarte.


Por lo tanto, la clave con las tarjetas de crédito es utilizarlas con responsabilidad y de manera adecuada, para entonces recibir de ellas los beneficios y evitarse los perjuicios.

Tres errores comunes que se comenten con las tarjetas

Partiendo de que las tarjetas no tienen afiliaciones de amistad o enemistad, y que su manejo es lo que define el beneficio o perjuicio.

Autor(a): Designed by Freepik Bajo licencia CC con modificaciones

Quiero que veas tres errores  que usualmente comenten las personas que tienen este tipo de instrumentos. Los cuales debes tener en cuenta para tu gestión financiera.

Error No. 1: Usar la tarjeta crédito como dinero extra

El primer error que no debes olvidar, bajo cualquier circunstancia, es pensar que la tarjeta de crédito es dinero extra.

Autor(a): Designed by Freepik Bajo licencia CC con modificaciones

Esto quiere decir que si tienes disponible $100 y la tarjeta de crédito te permite consumir $10, tengas la falsa idea de que realmente tienes $110 para gastar. Eso es un error garrafal. Porque no es cierto. La verdad es que solo tienes $100, y si gastas $110, lo que realmente estás haciendo es excediendo tus capacidades financieras.


Es por esto que debes siempre tomar un límite de crédito que realmente puedas manejar. Uno que seguro esté por debajo de tus ingresos mensuales y que, en caso de exceder, no te resulte dificultoso resolverlo.

Error No. 2: No tener presente las fechas de corte y pago

El segundo error que usualmente cometen las personas que tienen tarjetas de crédito es que no tienen pendiente las dos fechas importantes de la tarjeta de crédito: Corte y pago.

La primera (fecha de corte) es la que define o pone un parámetro al conjunto de transacciones que haces dentro de un período determinado. En otras palabras, es la fecha que agrupa las transacciones del ciclo de días (25-30) de consumo de tu tarjeta.

La segunda (fecha de pago) es el último día que puedes hacer el pago del dinero que le adeudas al banco.


Es decir luego que pasa la fecha de corte, el banco te da algunos 20 a 25 días para devolverle ese dinero sin cargo alguno, y la fecha límite para hacerlo es el día de pago. Si pasas de ese día, entonces el banco te carga intereses y moras, sobre el monto que le adeudas. Y toma en cuenta que este es  uno de los  instrumentos de deuda más costosos que hay dentro del mercado formal.

Error No 3: Pagar el mínimo es la solución

Frugal

El tercer error que seguro debes evitar es pensar que el pago mínimo es la solución. Asumiendo que:

  • Es poco dinero.
  • No tiene repercusiones en el buró de crédito.

Lo primero que hay que ver es que, aunque bien es cierto que quizás la cantidad de dinero del monto mínimo no es exorbitante, el costo del dinero que estas pagando sí.

Existen países en donde se paga entre un 60% y 80% de intereses, lo que significa que si financias un monto de digamos $100, en un año, se convierte en $160 a $180, solo en intereses, y si se le añade la mora, puede subir mucho más.


Por lo tanto, el saldo mínimo es solo, literalmente, para emergencias. Cuando estas en una situación que se sale de control y no tienes cómo saldar todo el balance pendiente. Pero aun así, si tienes algo más para pagar, te recomiendo que pagues todo lo que puedas.

Conclusión

Manejar una tarjeta de crédito es una gran responsabilidad. Son deudas a corto plazo que tienen un costo bastante alto. Por lo tanto, en la medida en que te manejes con ellas con prudencia y sabiduría estarás extrayendo beneficios.

crédito

Partiendo de esto, existen tres errores que debes evitar:

  • Usar la tarjeta de crédito como dinero extra
  • No tener presente las fechas de corte y pago
  • Pensar que pagar el mínimo es la solución

Si te ajustas a evitar estos errores tendrás un mejor desempeño en el manejo de las tarjetas de crédito.

En ese sentido, si esta entrada te ha sido de utilidad te invito a que comentes y compartas, ya sea vía el formulario de más abajo, correo electrónico o redes sociales. Tus opiniones y aportes son de gran importancia para esta comunidad y enriquecen el debate.

Y si te interesa profundizar en el tema de las tarjetas de crédito y su manejo eficiente, te sugiero adquirir el libro Amo a mi Tarjeta de Crédito: Aprende a utilizarla, hacerte de deudas buenas y no perder tu dinero, escrito por  Augusto Peralta Aguilar haciendo clic en la imagen más abajo.

[1] Artículo Problemas (y soluciones) más habituales con las tarjetas de crédito consultado 03/02/17

[2] IX Censo poblacional 2010 consultado 03/02/17

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Show Buttons
Hide Buttons