PRESTAMISTA ¿EL MALO DE LA PELICULA?

Los prestamistas no son los malos de la película. Responden a una realidad de rigidez de sistema y a la necesidad de capitales

Prestamista

Prestamista Autor(a): West Midlands Police Bajo licencia sobre CC con modificaciones

“Prestamista” es una palabra que en los contextos latinoamericanos no es vista con mucho agrado. Hablar de estas personas es hacer alusión a malos préstamos, altas tasa de interés, réditos, cobros, moras, etc. una mezcla de pensamientos e ideas pueden surgir a raíz de esta pequeña palabra, con pocas connotaciones buenas.

Sin embargo, que todavía estén presentes en el día a día del sistema financiero informal, nos hace preguntarnos si realmente son los malos de la película. Si lo que hacen es correcto o incorrecto, abusivo o no.

Es por esta razón que nos interesa abordar este tema. De manera que podamos ver si estos personajes, efectivamente, son los que crean la inestabilidad financiera en las personas que se acercan a ellos como una fuente de financiación.

¿Qué es un prestamista?

Un prestamista es la persona que, dentro del sistema financiero informal, provee de créditos, con poco o ningún requerimiento,  a quienes por lo general necesitan una financiación rápida o bien, por tener un mal historial crediticio en las instituciones financieras formales, se ven en la necesidad de acceder a este tipo de préstamos.

Prestamista

Autor(a): NutritionFacts.org Bajo licencia CC con modificaciones

Usualmente son personas que facilitan créditos a corto plazo, entre 30 y 120 días, cuya tasa de interés supera con creces la del mercado. Cuando decimos con creces es que pueden verse tasas de hasta diez veces mayores respecto de lo que oferta el mercado. Es decir, cuando una institución bancaria presta el dinero a una tasa de un 15%-24% anual, un prestamista lo hace, dependiendo del tipo que sea y el vínculo, entre 120% -240% anual.

Esta disparidad en tasas hace que algunas personas entiendan que quien presta dinero de esta manera, apela a la usura; que se conoce como  interés excesivo en un préstamo y a la ganancia desmedida que obtiene el prestamista[1], y es lo que le ha dado una mala fama a este sector comercial. Ya que ven a estas personas como oportunistas implacables que lo que buscan es tomar provecho de los más desposeídos.

Y siendo honestos, desde la perspectiva del mercado y del sistema, sin duda alguna la manera en como se manejan este tipo de personas tiende a ser poco agradable. Máxime sabiendo que pueden cargar tasas de interés que superan, por mucho, las del mercado. Al mismo tiempo que el tipo de gestión de cobros que utilizan, parte importante de ellos(as), no es que sea muy amigable que digamos.

¿Son los prestamistas los malos de la película?

Tomando en consideración lo anterior, la disparidad en las tasas, el tiempo de la gestión y otros tantos asuntos, una interrogante que surge es si son los malos de la película ¿Son ellos quienes, dentro del sistema financiero informal, desestabilizan el proceso de gestión financiera personal?Prestamista

Antes de responder a estas interrogantes, primero, tenemos que entender el porqué de estas personas. Es decir ¿Qué hace que estén en el ambiente financiero informal, aún con la proliferación de entidades financieras formales?

Esto se da por dos razones básicas:

  • Pocos o ningún requerimiento.
  • Rechazo o invalidación del sistema formal.

En otras palabras, en la medida en que este tipo de personas presenten pocos o ningún tipo de requerimiento para acceder a sus préstamos, y el sistema formal mantenga altas restricciones y no facilite créditos a las personas con malos historiales crediticios, entonces el prestamista estará vigente. Y continuará comercializando con el dinero de la manera en que ya hemos explicado.

Ahora, otro aspecto que debemos ponderar es el porqué de la disparidad en las tasas de interés. Es decir ¿Qué hace que un prestamista cobre intereses tan dispares al mercado?

La respuesta a esto se reduce a dos variables:

  • Riesgo
  • Tiempo

Estas dos variables se solapan entre sí, ya que una depende de la otra. En el caso del riesgo, estas personas manejan un riesgo alto, porque casi todo se supedita a la informalidad. De hecho, existen casos en donde solo está la palabra empeñada, por lo tanto, la probabilidad de que les fallen es alta y por esto, en parte, justifican  tales niveles de interés. Pero en esto también entra el tiempo. Ya que la manera en que se gestionan este tipo de negocios es al corto plazo

Prestamista

Autor(a): Designed by Freepik Bajo licencia CC con modificaciones

Ya que como suelen ser préstamos a corto plazo; si la tasa que utilizaran fuera la del mercado, entonces no se compensa la relación riesgo-rentabilidad, ya que a mayor riesgo mayor rentabilidad, y si se maneja un riesgo tan alto, es lógico que sea proporcional a la rentabilidad.

En ese sentido, y partiendo de las premisas anteriores, los prestamistas no son los malos de la película. Sino que responden a una necesidad propia del sistema. Con esto no estamos apoyando las altas tasa de interés, o los cargos por mora. Desde nuestra perspectiva, son abusivos.

Sin embargo, no es algo al azar. Es una combinación de falta de educación financiera para acceder al sistema formal, y de lo estricto e implacable que puede ser acceder a él. Esto porque es más fácil conseguir un préstamo de consumo para un vehículo, casa, vacaciones; que a uno productivo, o de un nuevo emprendimiento.

Medidas a tomar en caso de acceder a un prestamista

A todo esto, si has tenido que acceder a un prestamista o tienes pensado hacerlo, entonces vamos a proveerte de algunas medidas que puedes tomar en cuenta para este tipo de negociaciones comerciales.

Medida No. 1: Tiempo

Dado que no puedes controlar la tasa de interés, y  que esta responde a una realidad del sistema, entonces tu mejor carta es el tiempo. Es por esto que debes elegir el menor tiempo posible, de manera que tengas que pagar la menor cantidad de interés en el tiempo.

Prestamista

Autor(a): Designed by Freepik Bajo licencia CC con modificaciones

Medida No. 2: Negociación

La segunda medida que debes tomar en cuenta es la negociación. Este tipo de personas sabe negociar. Tiene la capacidad de gestar sus objetivos. En ese tenor, la negociación es clave. Y debes enfocarte en cómo será el pago de la deuda.

Prestamista

Autor(a): Designed by Freepik Bajo licencia CC con modificaciones

Usualmente este tipo de negociaciones se hacen separando el interés del capital, y por lo general, lo que las personas pagan mensualmente son los intereses y no el capital. Es por esto que debes establecer claramente cómo se va a pagar el capital de la deuda. En cuántos pagos puedes hacerlo y qué pasaría con los intereses si vas pagando poco a poco el capital.

Medida No. 3: Paga a tiempo

Por último, debes pagar a tiempo. Honra tus compromisos financieros en la fecha acordada. El costo de este tipo de financiamiento es muy alto y si encima de todo eso le cargan mora entonces la situación no te favorece.

prestamista

Autor(a): Designed by Freepik Bajo licencia CC con modificaciones

En otras palabras, tómate este compromiso de manera muy seria y enfócate en saldar tu deuda, lo más pronto posible. Evitando tener que pagar cargos por mora y dilatar la carga tan alta de intereses que vienen de la mano de este tipo de préstamos.

Conclusión

Los prestamistas no son los malos de la película. Responden a una realidad de rigidez de sistema y a la necesidad de capitales. Por ende el manejo con ellos debe ser, dentro del marco de la posibilidad, limitado. Acceder a ellos es saber que se va a pagar hasta diez veces lo que se pagaría en un préstamo normal. Por lo tanto, debes ser prudente a la hora de manejarte con ellos.Prestamista

Nuestra recomendación es que los evites, no obstante, si tienes que hacerlo o ya estás en algún tipo de relación comercial, entonces se sugerimos que tomes medias; entre las que están tomar tiempos cortos, negociar los términos del acuerdo, de manera que te sean lo más favorable posible y pagar a tiempo. Porque el costo de este crédito es alto y debes evitar hacer erogaciones que perjudiquen tu estabilidad financiera.

En ese sentido, si esta entrada sobre el prestamista te ha sido de utilidad, te invitamos a que comentes y compartas, ya sea vía correo electrónico o a través de tus redes sociales. Tus opiniones y aportes son de gran importancia para esta comunidad, enriqueciendo el debate. Y si te interesa profundizar en el tema te sugerimos adquirir el libro ¿Cómo salgo de mis deudas? Escrito por Andrés Panasiuk haciendo clic en la imagen más abajo.

Prestamista

[1] Definición Usura Consultado 6/5/16

2 comentarios en PRESTAMISTA ¿EL MALO DE LA PELICULA?

  1. Juan Manuel Adames // 24 mayo, 2017 en 4:57 pm // Responder

    Buenas tardes me encanto tu tema sobre los Prestamistas, ya que me manejo en esa área y he visto que por mucho tiempo se nos trata como tu dices, como si fuéramos los malos de la película,sin ver la otra cara de la moneda, las personas que acuden a los Servicios Financieros de Préstamos que ofrecemos lo hacen porque no son sujetos de crédito en la banco tradicional porque han tenido un mal historial de crédito y el sistema automáticamente lo descarta, entonces esa persona que tiene necesidad de conseguir recursos para solventar un problema o para pagar compromisos de Tarjetas de Crédito para regularizar su situación y su historial no tienen otra opción que acudir a nuestras empresas, y es como tu lo estableces, los bancos utilizan una dinámica muy interesante que me gusta mucho, los clientes Premium tienen una tasa preferencial por su buen manejo, pero los clientes que no tienen ese mismo Score el banco tienen otra tasa, he visto como a clientes VIP tienen tasas de 13.95 y los que no tienen tanta solvencia económica pagan hasta un 30% en la banca formal, con nosotros pasa lo mismo estamos trabajando con clientes con un alto perfil de riesgo y por ende tenemos que cubrirnos con las tasas más alta para no perder. Me ha gustado mucho tu comentario porque nunca había escuchado a nadie hablar del tema.

    • Josías Ortiz González // 24 mayo, 2017 en 9:56 pm // Responder

      Hola Juan Manuel Adames!

      Que bueno que esta entrada fue de tu agrado. Gracias por tus comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*