ESTABILIDAD FINANCIERA: ¿MITO O REALIDAD?

El objetivo principal de la buena gestión del dinero es la estabilidad financiera. Lograr tener una coordinación adecuada en el flujo de efectivo personal.

 Estabilidad Financiera

El objetivo principal de la buena gestión del dinero es lograr la estabilidad financiera. Llegar al punto en donde exista una coordinación adecuada en el flujo de efectivo personal; de manera que ingresos y egresos estén en armonía permitiendo un desenvolvimiento sano de la economía individual.

Algunas preguntas que pudieran surgir a raíz del enunciado anterior son: ¿Es posible tener estabilidad financiera? ¿Cómo se logra? ¿Cuáles son las características relativas a ella? Entre otras potenciales.

¿Es posible tener estabilidad financiera?

Primero debemos identificar qué es y qué no es estabilidad financiera. El diccionario de la Real Academia Española define estable, en su acepción económica, como que se mantiene sin peligro de cambiar, caer o desaparecer[1] en otras palabras, implica un estado de consistencia y poca o ninguna variabilidad. Por lo que si se aplica al ámbito financiero alude a una gestión del dinero que conlleve perdurabilidad y equilibro al flujo económico personal; y no, como se pudiera pensar, a tener grandes cantidades de dinero.

En ese sentido, y respondiendo la primera interrogante, sí es posible tener estabilidad financiera. Cuando la persona logra ubicar el estado en donde encuentra el equilibro. Uno que viene de la mano de la organización. Ya que se sistematizan, de manera efectiva, las entradas y las salidas de dinero. Teniendo como resultado la nivelación económica. 

Estabilidad Financiera

¿Cómo se logra la estabilidad financiera?

La segunda pregunta (¿Cómo se logra?) se responde con organización. Organizar es, en primer lugar, diferenciar las necesidades de los gustos; y, en segundo lugar, reconocer a través de la priorización, qué va primero y qué va después. Para esto es necesario hacer un análisis en donde se depuren los aspectos relativos a la vida, con el fin de posicionar y alinear de forma justa, cada uno de ellos en función de los objetivos de vida.

Por lo tanto la característica principal de la estabilidad financiera es tener objetivos. Porque ellos marcan la pauta a seguir a la hora de la toma de decisiones, al mismo tiempo que sirven como punto de referencia a la hora de evaluar el desempeño de la gestión económica.

En resumidas cuentas, no es un mito, sino, una realidad que puede ser forjada a través de la definición de objetivos, la organización y, por sobre todas las cosas, la decisión de administrar con efectividad su dinero. 

El fin de la estabilidad financiera es traer sosiego a la persona. Permitiéndole tener control de sus finanzas de manera que se genere valor a través del tiempo.

 

[1] Real Academía Española [Definición Estabilidad] Consultado 14 de junio de 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Show Buttons
Hide Buttons