IMAGEN RENTABLE

La imagen transmite información que debe ser concorde al negocio o la profesión. Con el fin de generar beneficios y que estos se traduzcan en rentabilidad.


IMAGEN

En el mundo de los negocios el más mínimo detalle se puede potencializar para que genere utilidades y que estas sean rentables (vea entrada Negocio Rentable). Esto porque, luego de un encuentro con un estilista y consultor creativo, analizando las distintas vertientes del impacto que puede tener la primera impresión llegamos a la conclusión de que hasta la imagen puede ser rentable.

¿Por qué la imagen es rentable?

La razón de ser de esto es que no existen segundas oportunidades para dar una buena primera impresión. Toda persona en sí misma es una empresa andante y, en la medida en que logre proyectar una imagen que vaya acorde con el tipo de negocio o profesión que tenga, se está haciendo negocio, y si tienen los resultados esperados, entonces se ha generado rentabilidad. En otras palabras, lograr concertar y proyectar la imagen correcta representa un beneficio que se traduce en riqueza.


R.L. Adams en su libro Iniciándose en la Web 3.0,  dice: Los consumidores esperan que usted tenga una imagen profesional que, aunque no les venda por completo su empresa, tampoco provoque que le reste tanto mérito como sería en el caso de que usted no tenga una imagen de marca profesional o que tenga una muy pobre.[1] Y la razón de ser de esto es porque la imagen, por encima de cualquier cosa, es comunicación.

IMAGEN

Las imágenes se tornan rentables porque tienen la capacidad de comunicar. Transmiten un mensaje;  el cual debe ser cónsono con el tipo de negocio que se está desarrollando. Sin embargo, aunque se tenga la intención de decir algo, no necesariamente significa que quien recibe esa información está interpretándola de la manera que intencionalmente está siendo enviada. De hecho, quien recibe la información tiene la capacidad de armar un concepto totalmente distinto a lo que se quiere transmitir. Esto importantiza el trabajar para que, en la medida de lo posible, la intencionalidad coincida con la interpretación, esto se torne en beneficio y por ende cree un margen de rentabilidad.

¿Cómo lograr que la imagen sea rentable?

Para esto es necesario identificar el tipo de imagen que se quiere proyectar. Existen distintos tipos de estilos, sin embargo a grandes rasgos, se pudieran resumir en dos: casual y formal. Si los tomamos como puntos de referencias superior e inferior, dentro de ellos existe una gama de sub-estilos que se acoplan, prácticamente, a todos los gustos, colores, sabores, etc. no obstante, el enfoque principal es identificar aquel que logre hacer rentable la inversión en imagen que se pueda hacer.


Aquella que logre concatenar la acción profesional con el tipo de profesión, de manera que se vincule el elemento más importante de todos, la confianza. Cuando se establece un contacto visual que enlaza la imagen a la profesión, entonces se crea rentabilidad, porque la inversión hecha en crear esa imagen entonces ha dado los resultados positivos esperados, ergo hay rentabilidad.

IMAGEN

El hecho de que no se tenga una segunda oportunidad para crear una buena primera impresión es porque si no coincide la imagen inicial con la confianza esperada, entonces hay que invertir en construir esa confianza aún no ganada.

En resumidas cuentas la imagen rentable es aquella que logra el objetivo de vincular la imagen a la profesión a través de transmitir confianza, permitiendo a quien tiene la intención de contratar los servicios, en cierta medida, esté predispuesto(a) a elegirle solo por el hecho de haber transmitido el mensaje correcto. En ese sentido, es recomendable, en caso de no tener grandes dotes en el área de imagen y estilo, buscar el asesoramiento de expertos(as) en la materia.

 


[1] Adams, R. (2014). Iniciándose en la Web 3.0 (1 ed.). CreateSpace Independent Publishing.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*