ENTENDIENDO LAS TARJETAS DE CREDITO (PARTE IV)

Tarjetas de Crédito

Existen tres realidades que hay que tomar en cuenta a la hora de asumir las tarjetas de crédito. En primer lugar, se incurre en un compromiso de orden legal que implica responsabilidades financieras. Segundo, es el instrumento, dentro del mercado financiero formal, más costosos y por último, el manejo inadecuado de este tiene repercusiones públicas y crediticias que no se limitan al costo de la deuda.

Por esta razón es necesario establecer estrategias para el manejo efectivo de la tarjeta. Aquí algunas:

  1. Tenga un límite de crédito que no exceda sus ingresos Independientemente de las ofertas que reciba nunca acceda a tener un límite de crédito superior a sus ingresos. Esto le permitirá tener control sobre sus consumos.
  2. Utilícela para cosas puntuales. Establezca una ruta de consumo: Combustible, supermercado, universidad, etc.
  3. Coordine su fecha de corte: Si tiene que hacer una erogación de cierta relevancia, trate de hacerla próximo a la fecha de corte, después que haya pasado, para así tener un mayor espacio de tiempo para saldar su cuenta.
  4. Pague a tiempo: No se atrase en sus pagos. Siempre tenga pendiente la fecha de corte y la fecha límite de pago. En caso de no poder saldarlo todo, pague el mínimo, evitando caer en baja calificación crediticia.

  5. Programas de fidelización: Tome ventaja de los programas de fidelización de la tarjeta, ya sea para hacer pagos o bien para coordinarlos con sus planes de vacaciones, etc.
  6. No pague una tarjeta con otra: No cometa el error de pagar una tarjeta con otra. Solo dilata e incrementa el problema.
  7. Contrólese: Tome el control de su tarjeta. Recuerde que es solo un instrumento de pago.

La tarjeta de crédito permite a quien la posee, si la usa adecuadamente, financiar sus consumos por un periodo corto sin necesidad de pagar intereses. Al mismo tiempo que crea confianza pública en torno a saldo de sus obligaciones. Por tal razón, es vital el manejo prudencial de este instrumento. De manera que sirva como una herramienta que le ayude a desenvolverse económicamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*