¿CÓMO PUEDO RECUPERAR MI CRÉDITO?

¿Cómo recuperar mi crédito? encuentra respuesta en reconquistar la confianza lacerada de las instituciones financieras y empresas de servicios en el mercado.

recuperar mi crédito

“¿Cómo puedo recuperar mi crédito?” fue la pregunta que me hizo un cliente, luego de un proceso de saneamiento financiero, en donde logró saldar todas sus deudas pendientes y ahora estaba listo para recomenzar. En ese sentido, es posible que estés en una situación similar y en Finanzas & Proyectos te muestro cuáles fueron las pautas que le planteé a este cliente para retomar su vida crediticia de manera exitosa.

Repite después de mí: Mi crédito vale

Recuerdo como ahora cuando tuvimos nuestra primera sesión de evaluación financiera. Como siempre, entablamos una conversación respecto de las motivaciones de búsqueda de asistencia, y luego de dilucidar toda la información se me ocurrió decirle a mi cliente: Repite después de mí, mi crédito vale.


Honestamente fue algo raro, porque estaba hablando con una persona adulta, y tenía temor de que tomara ésta acción como ofensiva, a razón de que era algo “infantil” pedirle que repitiera esta frase como si fuera algún tipo de mantra. Pero ese no era el caso, no lo tomó ofensivamente.

Todo lo contrario, luego de repetirlo algunas tres veces me dijo: “Hasta ahora, no me había percatado del valor del puntaje de crédito en mi vida” Y la realidad es que famoso el dicho de: “uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde” cobra mucho sentido cuando la historia de crédito se ve afectada por un mal manejo financiero. Y esto invita a que cuidemos, yo incluido, esta llave que nos abre puertas en el mundo financiero.

Pautas para recuperar el crédito

Sobre la base del valor y la importancia que tiene un buen puntaje de crédito a razón de las puertas que te puede abrir, no solo en temas financieros, sino de trabajo, aunque un poco injusto ahí; no obstante es una realidad.qué hacer con el dinero

Quiero ofrecerte algunas pautas para recuperarlo, luego de haber presentado dificultades con el buró de crédito. Y, aunque pueden haber diferencias entre un país y otro, los principios son los mismos. Por lo tanto, puedes aplicarlos sobre la base de ajustes mínimos en tu gestión financiera.

Y lo más importante que debes tener en cuenta en este tema de “recuperar mi crédito” es el de la confianza. En otras palabras, lo que realmente sucedió fue que las instituciones dejaron de confiar en ti, por lo tanto, reconquistar esa vínculo seguridad, aunque es mucho más fácil que recuperarla de un(a) amigo(a); no es menos cierto que implica esfuerzo y trabajo. Y para esto te presento las siguiente pautas

Identifica la entidad financiera más cómoda para ti

Lo primero que tienes que hacer es recomenzar con un banco o institución financiera que te sea cómoda. En donde te sientas bien y no la veas como una carga, preferiblemente uno pequeño.


Cuando se cae en “lepra financiera” usualmente es un banco que lleva la voz cantante en ese sentido, por lo tanto, debes recomenzar con una entidad completamente nueva. Con la cual no hayas tenido ningún tipo de vínculo y que te ofrezca el servicio que estas buscando.

Esto no significa que no tengan acceso a tu historial crediticio, ya que esto viene de la mano de una membresía a la cual están suscritos y que pueden acceder. De hecho, ellos te van a investigar, pero hay en efecto distinto cuando lo haces en una entidad nueva; eres, digamos, menos juzgable. Máxime si éste banco no es un mega emporio, el cual necesita de clientes.

Inicia con una cuenta de ahorros y un certificado financiero

Luego de identificar esa entidad financiera que marcará ese hito en tu recuperación, los dos primeros productos que debes adquirir son, una cuenta de ahorro y un certificado financiero. En caso de que hayas recién saldado tus deudas, es probable que no tengas suficiente efectivo para abrir un certificado de depósito, pero sí una cuenta, y que esta tenga libreta.Plan de ahorro

La razón de esto es que, como te mencioné anteriormente, todo se basa en la confianza, y cuando pones tu dinero en esa entidad financiera, le generas confianza, por dos razones básicas:

  • Ven tu comportamiento de ahorros
  • Si abres un certificado, literalmente, les estás prestando dinero, ergo, les estás generando beneficios.

Por lo tanto, estás dando pasos hacia forjar una relación, en cierta medida, de permanencia con esta entidad. Y la manera en que ellos lo ven es que si pones tu dinero en sus manos, entonces tú quieres tener una relación a largo plazo. Por lo tanto, puedes crear un sistema de ahorros por los próximos tres a cuatro meses, en donde ellos vean cómo te desempeñas con tu dinero, y luego puedes abrir un certificado.

Solicita un servicio de pago continuo

El reporte de crédito no solo está compuesto por las transacciones financieras con los bancos, sino que también incluye tu comportamiento con otros servicios como el de cable, celular, teléfono, etc. En ese sentido, si aun no tienes un servicio de pago continuo o bien por consumo consuetudinario, entonces ahora es el momento ideal para hacerlo.


Ya que tu buen manejo con una empresa de servicios te ayuda en mejorar el score de crédito. No en la misma proporción que un banco, ya que los buró depende de la actualización de la información y las empresas de servicio no lo hacen al mismo ritmo que una entidad financiera.

No obstante ayuda; y puedes ir recuperando esa confianza perdida con el sector financiero de manera paulatina, pero efectiva.

Adquiere una tarjeta de crédito

Por último, luego de un tiempo (3 a 4 meses) con tu cuenta de ahorro, servicios continuos y la apertura de un certificado financiero, puedes dar el paso a una tarjeta de crédito. Sobre la base de que ya estás del otro lado en temas de gestión financiera; es decir, estás en control de tu dinero.Tipos de tarjeta de crédito

Una tarjeta te permitirá consolidar el esfuerzo que has desempeñado en el manejo de tus finanzas. Y la manera en que lo debes hacer es partiendo de la sumatoria del 30% de tus ingresos y el 20% del certificado.

Es decir tu límite de crédito será lo que represente el 30% de tus ingresos más el 20% del certificado financiero. De manera que tengas cubiertas tus bases en caso de una situación económica inesperada. Si no tienes el certificado, entonces no tomes todavía una tarjeta. Asegúrate de tenerlo primero. Créeme, es mejor prevenir que lamentar.

Conclusión

La recuperación del crédito es clave luego de haber pasado por un proceso de liquidación de deudas. Si ya pasaste el desierto del endeudamiento, es justo que pases al paraíso de la buena gestión financiera.


Sin embargo, esto no es un proceso sencillo, ya que todo se reduce a la confianza que tienes que retomar de las entidades financieras. En ese sentido, hay algunas pautas que debes implementar en tu gestión financiera para lograr la recuperación del crédito público.

  • Identificar una entidad financiera cómoda para ti.
  • Iniciar con una cuenta de ahorros y un certificado.
  • Solicitar un servicio de pago continuo
  • Adquirir una tarjeta de crédito.

Con estas cuatro pautas podrás recuperar esa confianza que se perdió por un manejo inadecuado de las finanzas personales, pero que ahora estás en la capacidad de reencausar hacia un crédito saludable.

En ese sentido, si te interesa profundizar en el tema para dar respuesta a ¿Cómo recuperar mi crédito? adquiere el libro El Crédito y Usted: Guia para restaurar y establecer su crédito escrito por Daniel Cuesta, haciendo clic en la imagen más abajo, pero al mismo tiempo te invito a compartir tus comentarios y opiniones en el formulario más abajo y a través de tu correo electrónico y redes sociales.

Recuperar mi crédito

Imágenes Financieras

TENGO DEUDAS Y NO PUEDO PAGAR ¿QUÉ HAGO?
¿CÓMO HACER UN BUEN FINANCIAMIENTO DE VEHÍCULOS?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Más en Gestión de Deudas
Financiamiento de vehículos
¿CÓMO HACER UN BUEN FINANCIAMIENTO DE VEHÍCULOS?

Todos,en algún momento de nuestra vida, ante necesidad de transportación hemos ponderado la opción del financiamiento de vehículos. Nos exponemos...

Cerrar