USO INTELIGENTE DE LA TARJETA DE CRÉDITO

El uso inteligente de la tarjeta de crédito se reduce a la manera en que tomas decisiones con ella. Pariendo de prioridades y oportunidades que puedas extraer.

Tarjeta de Crédito

La tarjeta de crédito es, probablemente, el producto financiero más común a todas las personas. Hasta ahora conozco a poca genete que no tienen una. De hecho en Estados Unidos, el promedio de tarjetas por persona es de 2.6[1] lo que significa que hay alrededor de 780 millones de tarjetas circulando. Y aunque es sumamente accesible, no siempre es el mejor utilizado. Es por esto que en Finanzas & Proyectos te hablo sobre cómo hacer un uso inteligente de este instrumento financiero.

Entendiendo la mecánica de la tarjeta de crédito

En otras ocasiones he hablado sobre las tarjetas de crédito. Creo que es uno de los temas que más he tratado en el blog y en las conferencias o cursos que doy, de hecho compilé un libro que trata sobre ellas que puedes descargar suscribiéndote a nuestra lista aquí. Y lo hice porque es una de las principales razones de problemas financieros. Su accesibilidad es única.


Tanto, que las instituciones financieras tienen departamentos de mercadeo dedicados a conseguir personas que las obtengan a diferencia de otros productos como las cuentas de ahorro o los certificados financieros.

Partiendo de esto, y no abundar mucho, el funcionamiento de la tarjeta de crédito se reduce a un préstamo de consumo a corto plazo. Tienes dos fechas (corte y límite de pago) las cuales determinan un rango de transacciones (corte) y el último día en que puedes saldar eso que consumiste (fecha límite de pago). Si pagas a tiempo, no te cobrar intereses, de lo contrario estarías pagando el costo más alto del mercado formal.

¿Cómo usarla inteligentemente?

Habiendo cubierto el funcionamiento básico de la tarjeta de crédito, el tema de esta entrada es la manera en que podemos usarla de manera inteligente. Ya que dentro del contexto de la gestión del dinero, el manejo inadecuado de este tipo de instrumento es una de las principales causas de los problemas financieros, a razón de que se toma a la ligera y su impacto, tanto en términos de deuda como de calificación crediticia, es devastador.Tipos de tarjetas de crédito: ¿Cómo elegir la que me conviene?

Por lo tanto el uso inteligente de la tarjeta de crédito es vital, por dos razones básicas:

  1. Impacto crediticio
  2. Costo de la deuda

Cuando no utilizamos bien este instrumento, el costo vinculado a financiarlo es alto, y dado que actualiza más rápido el historial de crédito, nos afecta de manera negativa. Por lo tanto el uso inteligente de este es determinante para la administración del dinero; y es por esta razón que te comparto algunas pautas para que la manejes de forma adecuada, convirtiéndola en una aliada y no una enemiga

No. 1: No excedas el 30% de tus ingresos

Tener una tarjeta de crédito es una responsabilidad. No es un premio, ni un genio de la lámpara que paga tus cuentas. Es una deuda; por lo tanto, a la hora adquirirla asegúrate de que el límite aprobado no exceda el 30% de tus ingresos. Esto no quiere decir que tiene que llegar a ese monto. Sino que sea ese o menos.


La razón de esto es que en la medida en que no lo excedas, estarás en control. No es lo mismo deber tres y cuatro veces tus ingresos que solo el 30%. Máxime sabiendo el costo en que se incurre, y la facilidad con que las instituciones financieras, como una manera de llamar la atención y hacer sentir importante al tarjetahabiente, le ofrecen límites de crédito exorbitantes.

Por lo tanto, mantente dentro del marco de tus posibilidades teniendo un límite de crédito que se ajuste a un rango menor al 30%, de manera que no tengas “sorpresas” en caso de que por alguna razón tengas que financiar el monto consumido.

No. 2: Usa tu tarjeta de crédito para cosas puntuales

“El que mucho abarca, poco aprieta” es uno de los refranes comunes en Latinoamérica, aludiendo a que tener muchos frentes crea inestabilidad. Por lo tanto, a la hora de usar tu tarjeta de crédito de manera inteligente, tienes que hacerlo para cosas puntuales. Esto se traduce en que no la uses para pagar todo.Tarjeta de crédito

Elige las categorías en donde piensas usar tu tarjeta, por ejemplo: Gasolina, supermercado, etc. Y no te salgas de ellas. Cuando lo haces entras al mundo de la improvisación que es cuando se generan la acumulación de deudas, que al final terminan en problemas financieros.

Toma en cuenta que no es un monto extra que tienes disponible. Todo lo contrario. Cuando la usas es porque te estás endeudando, y por ende tienes que saldar.

No. 3: Toma ventaja de los programas de fidelización

Las tarjetas, en esencia, son todas iguales. Te ofrecen un crédito a corto plazo. Lo que las diferencia son los beneficios que estas generan. Algunas se enfocan en viajes, otras en puntos, otras en descuentos, etc.


Existen un sin número de opciones y alternativas vinculadas a las tarjetas. Es por esta razón que a la hora de tomar una decisión en términos de cuál escoger, busca aquella que te un programa de fidelización que te aporte valor.

Aquel programa que te permita cada cierto tiempo redimir los beneficios acumulados. Por ejemplo, imagina que la tienda “X” tiene una tarjeta de crédito y eres asiduo a ese comercio y por cada “X” monto que consumas te descuentan el 20% de tu próxima compra. Si este fuera el caso, entonces esta tarjeta de ajusta a ti y puedes tomar ventaja de los beneficios que genera.

Conclusión

El uso inteligente de la tarjeta de crédito se reduce a la manera en que tomas decisiones con ella. El manejo en función de prioridades y la identificaciones de oportunidades o beneficios que puedas extraer de este instrumento.Tarjetas

Para esto, debes partir del impacto negativo que puede tener utilizarla de manera inadecuada sobre la base del costo elevado por financiamiento, y la relevancia que tiene en la calificación crediticia.

En ese sentido, existen tres elementos que puedes implementar en tu gestión de la tarjeta de crédito para que su manejo sea inteligente: 1. No excedas el 30% de tus ingresos. 2- Usa tu tarjeta de crédito para cosas puntuales. 3- Toma ventaja de los programas de fidelización. Si logras ponerlos en práctica; entonces tendrás un manejo inteligente de la tarjeta de crédito.

Si esta entrada sobre el manejo inteligente de las tarjetas de crédito te ha servido y crees que le pueda ser de utilidad a otra persona. Te invito a que lo compartas, pero más que todo a que comentes. Me interesa conocer tu opinión. Y si quisieras profundizar en el tema te sugiero adquirir el libro Tarjetas de Crédito ¿Aliadas o Enemigas? escrito por Oscar Germán Castañeda Silva haciendo clic en la imagen más abajo.


Imágenes Financieras

 

 

[1] Artículo: Cuántas tarjetas de crédito tiene una persona promedio (How Many Credit Cards Does the Average Person Have?) Consultado 02/05/18

¿CUÁL ES LA MEJOR TARJETA DE CRÉDITO PARA MÍ?
¿CÓMO PRESTAR DINERO A AMIGOS O FAMILIARES Y QUE TODO SIGA IGUAL?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Gestión de Deudas
Pretar dinero
¿CÓMO PRESTAR DINERO A AMIGOS O FAMILIARES Y QUE TODO SIGA IGUAL?

Una de las encrucijadas más difíciles para cualquier persona es prestarle a alguien cercano. Es sabido que el dinero ha...

Cerrar